Trabajando por el acceso a la información y el conocimiento en beneficio de los derechos humanos.

INFORME: DESPLAZAMIENTO FORZADO PDH GUATEMALA (2017-2018)

  1. Datos de Referencia sobre el Desplazamiento forzado interno en Guatemala

En la actualidad no existe un reconocimiento oficial por el Estado del desplazamiento forzado interno por violencia en Guatemala, hecho que hace complejo el abordaje de esta problemática. Aunque se reconozcan los múltiples hechos de violencia que lo detonan, estos no se vinculan al mismo, por lo que no existen modelos y mecanismos específicos para la protección y atención integral de las víctimas en un marco de derechos humanos. La única muestra de similar carácter se remonta a los desplazados por los 36 años de Conflicto Armado Interno reconocidos en los Acuerdos de Paz firmados en 1996. En el apartado del Acuerdo para el Reasentamiento de las Poblaciones Desarraigadas por el Enfrentamiento Armado indica que:

“Considerando la dimensión traumática nacional que asumió el desarraigo durante el enfrentamiento armado en el país, en sus componentes humano, cultural, material, psicológico, económico, político y social, que ocasionó violaciones a los derechos humanos y grandes sufrimientos para las comunidades que se vieron forzadas a abandonar sus hogares y formas de vida, así como para aquellas poblaciones que permanecieron en dichas áreas; Considerando el compromiso del Gobierno de Guatemala y de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca de contribuir constructivamente, junto con el resto de la sociedad guatemalteca, a trabajar por una solución duradera y facilitar el proceso de reasentamiento de la población desarraigada, en un marco de justicia social, democratización y desarrollo nacional sostenible, sustentable y equitativo”. (SEPAZ, 1994, p. 23)

Esta falta de reconocimiento del fenómeno actual del desplazamiento forzado interno impide el conocimiento de la evolución de dicho fenómeno y sus consecuencias para las nuevas víctimas.