Trabajando por el acceso a la información y el conocimiento en beneficio de los derechos humanos.

INFORME: SEÑALES DE UNA CRISIS

En los últimos años Cristosal ha trabajado en Centroamérica en el monitoreo e investigación del fenómeno de desplazamiento interno causado por violencia generalizada en la región desde un enfoque basado en derechos humanos, es decir, identificando vacíos y omisiones desde los Estados como titulares de obligaciones en materia de derechos humanos. Desde este enfoque, se ha monitoreado el fenómeno en conjunto con diferentes organizaciones estatales y no estatales, tomando como referencia principal instrumentos internacionales existentes, como los Principios Rectores de Naciones Unidas de los desplazamientos internos, que permiten establecer estándares mínimos a considerar al generar propuestas de políticas, procedimientos y guías de aplicación desde instancias estatales que garanticen atención y protección a víctimas de violencia en condición de desplazamiento interno. Por esa razón, los diferentes informes publicados sobre el tema han procurado caracterizar el fenómeno, enfocándonos en visibilizar a las víctimas que sufren esta condición y la grave violación a los derechos humanos que implica desconocer oficialmente este drama, minimizarlo o eludir la responsabilidad de dar respuestas prontas, eficaces, eficientes e integrales. En este sentido, el “no hacer”, la omisión desde los Estados constituye también una grave violación a los derechos humanos en contra de las víctimas, causando daños aún mayores a los ya sufridos por estas. Este informe, además de incluir estadísticas y análisis de casos registrados directamente por Cristosal y organizaciones que trabajan en la atención, asistencia y protección a las víctimas en El Salvador y Honduras (1 mil 946 personas en el 2018), abarca ahora registros, cifras y análisis sobre Honduras y Guatemala en un esfuerzo por brindar una visión regional sobre desplazamiento forzado, entendiendo el mismo como un efecto y no como una causa. La articulación de diferentes actores no gubernamentales, gubernamentales y académicos se encuentra en el Sistema Regional de Monitoreo sobre desplazamiento interno (www.enfoca.org), una iniciativa que mediante instrumentos y herramientas homologadas, busca contar con información veraz y actualizada de acceso a toda entidad interesada en entender el fenómeno y activar mecanismos en favor de las personas desplazadas internamente. El Sistema Regional de Monitoreo articula hasta esta fecha, en El Salvador a Plan Internacional, EDUCO (quienes proporcionaron datos para el presente estudio), Médicos Sin Fronteras, Ministerio de Salud y Save the Children; en Honduras a Casa Alianza (quien proporcionó datos para el presente informe), DINAF, Municipalidad de El Progreso, y con datos provistos por CIPRODEH y Pastoral de la Movilidad Humana; en Guatemala, Asociación Pop No’j, Fe y Alegría y Procurador de Derechos Humanos (PDH). A nivel regional participan: IDMC, OIM, Crime Stoppers y Fundación Cristosal. Asimismo, al abordar factores causantes de desplazamiento interno, se ha trabajado sobre la práctica de monitoreo internacional del Centro de Monitoreo del Desplazamiento Interno (IDMC, por sus siglas en inglés), que define perfiles, conductores, detonantes e impactos, enfoque similar de prevención de violencia.

La aplicación del enfoque ha requerido recolección y análisis sistemático de información usualmente aplicados en sistemas de alerta temprana con la finalidad de anticipar escenarios y escalada de conflictos, desarrollo de respuestas estratégicas a las crisis y presentación de opciones a los actores críticos para toma de decisiones. Este monitoreo trabaja indicadores de tipo estructural, conductores (acontecimientos que se retroalimentan y aumentan rápidamente el grado de importancia, circunstancias de mayor grado de volatibilidad), pero que también pueden expresar la descomposición del sistema o cambios fundamentales; y los llamados disparadores/detonantes, es decir, acontecimientos inmediatos que aceleran el brote de una crisis o conflicto. Todavía falta camino por recorrer para lograr un análisis regional del fenómeno de desplazamiento forzado por violencia generalizada en Centroamérica. Las instituciones estatales encargadas de atender a las víctimas de violencia en condición de desplazamiento interno no han avanzado o ha sido insuficiente el esfuerzo por contar con registros únicos en sus respectivos países que permitan una caracterización adecuada. Persiste falta de registro adecuado de los datos, sin el cual difícilmente puede contarse con un diagnóstico apropiado y por ende con abordajes y respuestas acertadas. Las organizaciones de la sociedad civil pueden apoyar en la atención y protección de las víctimas, pero no están llamadas a asumir esa responsabilidad que corresponde al Estado. Este mandato debe garantizarse en cuatro niveles: prevención, ayuda humanitaria, reubicaciones y soluciones duraderas. De cara a la creación de evidencia en los países de la subregión, se instauró el Sistema Regional de Monitoreo del Desplazamiento Interno por Violencia Generalizada, el cual busca documentar y diseminar información sobre el alcance y causas de desplazamiento interno por causa de violencia generalizada en Centroamérica. Enfatiza la importancia de la recolección de datos y cuenta con información demográfica y de acceso a derechos de la población internamente desplaza por violencia generalizada para el diseño de propuestas acerca de políticas y programas que atiendan efectivamente las necesidades de personas desplazadas y protejan sus derechos dentro de los marcos legales aplicables. En cada país, el nivel de reconocimiento institucional y conocimiento del desplazamiento interno y de los grupos que se encuentran en esta condición es diferente, no solo en el marco nacional, sino también en el marco local y comunitario. Corregir esta deficiencia debe ser una tarea prioritaria para cada entidad estatal a la que las víctimas de violencia en condición de desplazamiento interno recurren cada día a pedir ayuda sin encontrarla o brindada de manera sesgada y, definitivamente, insuficiente.

INFOGRAFÍA: SEÑALES DE UNA CRISIS

INFOGRAFÍA (ES) : SEÑALES DE UNA CRISIS